Las etapas: de la obtención del cáñamo a la creación de la colección
Retour aux actualites
Fabricación y bambalinas

Las etapas: de la obtención del cáñamo a la creación de la colección

La colección BHANGARA concibe la moda desde un punto de vista ético. Diseñada para poner en valor los tejidos de cáñamo, es el fruto de una estrecha colaboración entre diseñadores y artesanos. Descubramos cómo tiene lugar la génesis de nuestra gama de bolsos y accesorios ecológicos y responsables. 

Antes de la llegada de la materia prima, esbozar nuestra colección

Dibujar lo que tenemos en mente, decidir cuántos modelos distintos haremos y, éstos, en cuántos colores diferentes. Estudiar la forma de cada uno, el tamaño ideal, aplicar el feedback de nuestros clientes sobre nuestras colecciones pasadas. Imaginar el producto final, esperar con impaciencia la creación del primer prototipo hasta ver por fin el resultado. En esta emocionante etapa el objetivo es crear bolsos y accesorios cómodos, prácticos e innovadores sirviéndonos de las innumerables combinaciones que permite el tejido tradicional nepalí de cáñamo.

Una vez dibujados los modelos, preparamos las piezas que unirán el puzzle final. Los primeros patrones son de cartón e ilustran todas las partes necesarias para la realización de las bolsas. Muy a menudo, tenemos que modificarlos a la salida del primer prototipo, puesto que llevar a la práctica un dibujo desvela a menudo las dificultades técnicas de la costura o bien el resultado final no es como lo esperábamos. Cuando los cortes y tamaño permiten la realización técnica de la pieza y nos han convencido totalmente, los patrones definitivos toman la forma de chapas de hierro.

Hilado, tejido y transporte del cáñamo

El cáñamo nepalí pasa por los medios de transporte más diversos para llegar desde las regiones montañosas Bajura y Bahjang, donde se cultiva. Estos distritos se sitúan en el extremo occidental del país. Su lejanía geográfica se ve acentuada por la naturaleza de las vías de comunicación de Népal, cuya transitabilidad es función de la nieve en altitud durante la estación seca y por las lluvias monzónicas que las deterioran gravemente en la estación húmeda. El transporte hasta Katmandú, en el centro del país, dura así entre unos 6 y 7 días.

Ciertos productores de cáñamo nepalí lo envían en ovillos. En este caso, el cáñamo hilado se teje en el valle con telares mecánicos de madera que funcionan sin electricidad. Los rollos o "looms" de cáñamo tejidos así tienen 75 cm de ancho y pueden alcanzar entre 30 y 50 metros de largo. Otros productores envían el cáñamo tejido ya directamente en montaña de la manera tradicional. Este tipo de cáñamo del Himalaya merece una mención especial puesto que, para su tejido, las mujeres se sirven de telares rudimentarios ajustados a su cintura como gálibo. Su anchura es así proporcional a la cintura de cada tejedora y puede variar entre 25 y 50 cm llegando a un máximo de unos 3 m de largo. Además, su textura apretada y lisa se distingue tanto a la vista como al tacto del cáñamo tejido con telares mecánicos en el valle de Katmandú. 

Ha llegado el cáñamo: el corte y la confección pueden comenzar

Extendidos por solapas de 3 o 4 metros, las telas tejidas en Katmandú de 50 metros de largo llegan a cubrir por completo las interminables mesas de los talleres. Para no desperdiciar tela, se necesitan al menos dos personas para abatir los pliegues con precisión unos sobre otros. Las diferentes capas de tela dispuestas así se pueden cortar simultáneamente conforme a los patrones - hasta 20 espesores acumulados - si se colocan correctamente. 

El ensamblaje del rompecabezas

Viene después la etapa final que dará lugar al nacimiento de cada ejemplar : elaborar los bolsillos, unir cada exterior a su forro, añadir cremalleras, etiquetas, para pasar a ensamblar a continuación estas partes entre sí. Las costuras más sensibles, aquellas que unen las asas de las mochilas o la correa del bolso, se rematan con una máquina de coser e hilo especiales. El trabajo es preciso, pero la concentración no interfiere en sus risas y conversaciones constantes. Tras cubrir las costuras interiores de la pieza, el ensamblaje del bolso llega a su fin y puede enfin dársele la vuelta desvelando al fin el resultado final de tanto esfuerzo y trabajo. Los bolsos, mochilas, petacas para tabaco, monederos que se obtienen son únicos y hechos para durar. 

Encuentra más fotos, vídeos y explicaciones en nuestras stories en portada en Instagram